La vessant

Arquitectura - Sostenibilidad - Economía Circular

La propuesta daba respuesta a la necesidad de replantear la plaza del auditorio de Lleida. Partimos de una plaza que era usada como aparcamiento a pesar de estar cualificada como espacio verde. En ese contexto, nos encontramos a una asociación de comerciantes que defendía conservar el aparcamiento, al contrario de los vecinos del municipio que reivindicaba la necesidad de un espacio público de calidad.

Partiendo de esta base, empezamos la propuesta derivando la demanda de aparcamiento a un aparcamiento cercano (menos de 5 minutos) que detectamos que nunca estaba lleno por completo. Así liberábamos es espacio de vehículos sin eliminar la demanda de aparcamiento que había en ese momento.

El contexto en el que se sitúa el ámbito de actuación queda definido por su relación entre la “Seu Vella”, el casco antiguo de la ciudad y el auditorio. El área real del proyecto no lo basamos en la plaza planteada en el concurso sino que lo basamos en los espacios del entorno y como se relacionan entre ellos.

En ese sentido, detectamos que la calle Seu Vella, situada en el límite de la plaza, es un sitio tranquilo, separado de los coches y el ruido, que tiene potencial para ser una zona peatonal de conexión en diferentes espacios del entorno del proyecto.

Los muros de piedra de la zona que comunica la parte de arriba de la colina hasta la plaza del auditorio juegan con la idea idea de fuerza y contundencia de la Seu Vella, al mismo tiempo que esos espacios acogen diferentes usos y funciones, como ser muros de contención, albergar hoteles de insectos, canalizar el agua o incluso almacenarla en depósitos. Estos muros definen espacios que serán caminos que comunicaran los dos espacios rodeados de huertos urbanos y de zonas verdes formada de flora autóctona para revitalizar y far un uso real al espacio.

En la zona de la plaza, creímos que lo más importante era mostrar las ruinas arqueológicas. Teniendo en cuenta que era imposible realizar ningún tipo de plantación por el tipo de subsuelo, propusimos unas jardineras para alinear árboles que estuvieran en sintonía con la composición de ruinas romanas que tiene el espacio.

Dependiendo de la profundidad a la que se encuentres las ruinas, se plantea una conexión con la habitación de exhibiciones que ya tiene con el auditorio. Defendimos la idea de las capas que tiene la plaza hoy en día y promover la transición entre diferentes plataformas comunicadas con una rampa. Con el objetivo de mejorar el espacio de transición entre los huertos generados y la nueva plaza del auditorio, se proyecta una plataforma única, dónde el coche pasa a ser un elemento de tránsito puntual y el espacio tiene prioridad para los peatones.

Esquemas del proyecto

Estrategia global

Zona del proyecto

Sección

Planta